Día contra la violencia de género

Manifiesto

Un año más alzamos nuestra voz para exigir la erradicación de la Violencia de Género en la sociedad. Un rápido vistazo al panorama internacional nos muestra una realidad desgarradora: continúan los conflictos en los que la mujer sigue siendo víctima de violaciones y es usada como arma de guerra, continúan las mutilaciones genitales, continúan los matrimonios de menores concertados. Pero también aquí, en el primer mundo, donde nos creemos alejados de los aspectos más crueles de la desigualdad, la foto fija que hacemos todos los años sigue mostrándonos una tristísima realidad. Lamentablemente, al insoportable número de mujeres asesinadas, 47 hasta el día de hoy, hay que sumar 3 niñas y niños, aunque quizá cuando finalicen las investigaciones oficiales esta cifra se vea incrementada. No lo concebimos. Y no podemos hacerlo porque nos cuesta creer que el deseo de venganza y odio hacia una mujer pueda ser tan grande como para matar a sus hijos. Las campañas de sensibilización y acciones contra la Violencia de Género no están llegando con la eficacia necesaria, es evidente que algo está fallando. Nos acostumbramos a escuchar los números, a veces incluso unos nombres y unas historias que, a pesar de ser tan reales como las nuestras, se banalizan o se emplean con fines partidistas. Podemos hablar también de la falta de apoyo real y oportuno tanto en presupuestos como en recursos para las personas maltratadas y violentadas. Sin embargo, no hay que olvidar que estas no existirían de no existir un agresor detrás de cada agresión.

Necesitamos que escuchéis nuestra voz, la voz de las mujeres. Este año la hemos hecho valer a través del movimiento “Me Too” en todo el mundo. La denuncia de las agresiones y acoso sexual han tenido una amplia repercusión, también en nuestro país, donde algunas actrices han denunciado la existencia del acoso sexual en el mundo del cine. Además, creemos que, al menos en algún aspecto, se ha logrado cambiar la percepción social respecto a los abusos constantes a los que somos sometidas en el entorno laboral.
El empoderamiento de la mujer se construye desde su niñez. Por ello, es importante instruir a nuestras niñas y niños en el conocimiento y gestión de sus propias emociones y en la utilización de un lenguaje inclusivo, dentro de los valores y propósitos del feminismo, en casa y en la escuela. Pero no basta con que las mujeres tomemos las calles, las redes e incluso los medios. Creemos que es hora de incorporar a los hombres, cómplices necesarios en la lucha por la igualdad. Demandamos que sean capaces de estar a la altura de las circunstancias y se sumen al movimiento feminista para derrocar, de una vez por todas, al patriarcado. Hora de pasar del “si nos tocan a una, nos tocan a todas” al “si nos tocan a una, nos tocan a todas y todos”. Ese cambio de mentalidad masculina, del apoyo pasivo a la implicación activa y personal, a la asunción como propia de la responsabilidad de la acción diaria, a la emoción íntima cada vez que oigamos datos de un nuevo abuso, es fundamental para que hagamos de este año un punto de inflexión marcado por la repudia a los agresores.

#NosQueremosVivas #NiUnaMenos

LAS QUE ESTAMOS POR LAS QUE FALTAN.

Las guapas de clase

Muy guapas y luchadoras

Todas contra la violencia de género